jueves, 13 de marzo de 2014

Juan Stephanie Olivares
    
     El campamento de integración de la Prepa Ibero Tlaxcala es una de las mejores experiencias del semestre -separando obviamente el Rally Histórico que viven los chicos de Segundo Semestre-  y el de este año no fue la excepción. Nos encontrábamos en el Centro Vacacional IMSS “La Trinidad” el 6 y 7 de febrero del año en curso, con la esperanza de que pasáramos un buen rato y nos integráramos con otras personas con las que usualmente no lo hacemos.
         Desde el momento en el que llegamos empezamos a convivir unos con otros, se podía sentir el ambiente de amistad, la emoción por parte de la mayoría de los estudiantes y profesores; y las ganas de que las actividades empezaran.
         A pesar de que nos tardamos en organizar y en preparar las tiendas de campaña; en definitiva, cuando empezó el rally de actividades, la adrenalina, el entusiasmo y el frío sólo fueron en aumento. Ahí nos encontrábamos corriendo por equipos de un lugar a otro, manchándonos de tierra, pasto e incluso lodo, pero ¿nos importaba? En lo absoluto.
         Hubo muchas actividades diferentes, unas necesitaban más esfuerzo que otras, pero sin dudarlo todas fueron muy entretenidas. Hubo una que no podré olvidar, teníamos que sacar unas bolas de unicel de una caja y para poder hacerlo tenías que bailar, y para una persona que no cuenta con los mágicos dones para el baile, llegaba a ser algo muy chistoso.
         Es imposible que algo llegue a ser perfecto, y lo que a nosotros nos destruyó por un segundo el campamento fue que nos robaron la comida, pero no fue ningún problema. Vimos la manera de solucionarlo, e incluso, desde mi punto de vista, fue algo bueno; gracias a eso varios equipos se tuvieron que unir y por ende, integrarse y convivir aún más.
         Para finalizar el primer día hubo una fogata con la cual se pudo crear una mayor convivencia por parte de los estudiantes y profesores, entre plática y plática iban surgiendo mayores lazos de amistad, y éstos eran sin importar el semestre de cada estudiante. Como yo lo veo, sí se cumplieron los propósitos del campamento, no hay nadie que no haya hecho un nuevo amigo, o haya creado un mayor y mejor lazo con alguien más.