jueves, 13 de marzo de 2014

Carlos Islas Caballero
    
     Como previo a la tan esperada “Semana Universitaria”, el día viernes 24 de enero el grupo de 6to semestre de la Preparatoria Ibero Tlaxcala se dio a la tarea de visitar la Universidad Iberoamericana Puebla. A pesar de conocer el campus, cada visita siempre es diferente pero se nos hace sentir como en casa.
         Esta actividad buscaba el establecer un contacto entre el alumno y el coordinador de cada carrera, no sólo para responder nuestras dudas sino también para que mediante este acercamiento se pudiera entender la carrera desde la perspectiva del Coordinador; que te muestre con pasión las características de la carrera permitiendo tener una concepción que más tarde se verá contrastada en la Semana Universitaria.
         Este día fue de mucha alegría tanto para mí como para mis compañeros porque de cierto modo algunas dudas respecto a las carreras que queremos estudiar se ven resueltas o por lo menos eso se espera que suceda en la semana.
     Es muy común que justo en esta etapa de nuestra vida nos encontremos confundidos como si decidir nuestra carrera fuera a definir nuestra vida entera, en algunos momentos podemos encontrarnos con factores que claramente influyen en nuestra elección de carrera, y una de ellas es el beneficio monetario que esta nos pudiera dejar; se nos vende la idea de que en ciertas carreras nos moriremos de hambre (sin embargo yo encuentro esto muy difícil, incluso me atrevería a decir que es imposible).
         Lo que sí es de suma importancia es establecer lo que queremos hacer con nuestra vida para que la elección de carrera se vuelva un paso para lograr nuestros sueños, sin limitarnos y sobre todo entendiendo que la carrera me da dirección pero no es una “decisión fatal”.
         Aunque posiblemente en esta Semana Universitaria no decidamos por completo las carreras que queremos estudiar, sí es importante ir entendiendo todas las dudas que se nos vayan presentando ya que a partir de estas aclaramos los paisajes del futuro que queremos enfrentar. Asimismo, es sumamente importante disfrutar esta parte de la vida universitaria para poder acercarnos y darnos cuenta de lo que realmente amamos y de lo que queremos hacer con nuestras vidas entendiendo que jamás se termina de aprender, que tenemos toda una vida para aprender, cambiar, experimentar, tener errores y corregirlos… de eso está hecha la vida sino quien querría vivir algo tan aburrido.