jueves, 13 de marzo de 2014

Jaime Omar Acoltzi Pérez
    
     Como previo al “Día de la Interculturalidad” organizado por la sub academia de Lengua Adicional, se está llevando a cabo en las instalaciones de la Preparatoria Ibero Tlaxcala un “Ciclo de Cine Internacional” en el cual se proyectan películas de distintos tópicos, países y directores.
     El día 20 de enero del presente año se proyectó la primera película titulada París, te amo (su nombre en francés Paris, je t’aime). He aquí un breve comentario de la misma, con intención de recomendar a todos aquellos que estén interesados en sumergirse en historias románticas, breves, inesperadas y hasta extrañas (de esas muy acordes al mes de febrero, mes del amor y la amistad).
     París, Te amo (2006), una serie de 18 cortometrajes en donde transitan el romance, drama, comedia, acción, ciencia ficción e inclusive misterio y en los cuales se proyecta la imagen e idea que tienen 18 directores de la “ciudad luz” (como se denomina popularmente a París).
     París, te amo es una colección de historias que intrigan y sumergen a quien la vea a cuestionarse sobre la existencia del amor: ¿de qué forma es? ¿por qué existe? ¿estaré destinado a enamorarme?
     Historias que nos hacen entender que todos anhelamos algo sobre el amor… que no sólo muestran el amor a primera vista sino también esos amores que no se pueden dejar ir, que traspasan las barreras de la vida y la muerte, ese amor mítico que hace creer en el aura y el encuentro del alma gemela.
     Los directores plasman los posibles planos de la casualidad de varias historias que pueden suceder en una ciudad de esperanza y diferencia, donde la religión no es un impedimento como se ve en otras películas, donde aún existe la idea de que el amor va más allá.
     París, te amo realza la importancia de no seguir una historia tan ordinaria y común, a inventar cosas nuevas, a encontrar el amor en una cárcel, en un bar, en una estética. 18 cortometrajes que muestran al amor en la vida contemporánea, con sus limitaciones y diferencias, y que posiblemente hacen entender que no amamos a alguien o alguna cosa, historia o lugar sino que simplemente se ama al amor y a la necesidad de amar.