jueves, 29 de mayo de 2014

Angélica López, Diego Lajud, Gabriela Parra, Manuel Prado y Miranda Ramírez
    
     Los proyectos sociales que implementamos en Prepas Ibero, surgen y se planean a partir de las necesidades y los problemas que sufren las comunidades vulnerables. Estos proyectos resultan muy valiosos, ya que estudian situaciones y necesidades buscando soluciones efectivas.
     Para nosotros es algo nuevo, algo que en las escuelas anteriores en las que hemos estado nunca habíamos tenido la experiencia de hacer.
     Antes de realizar estos proyectos sólo considerábamos como vida y contexto a nuestros padres, la escuela, los amigos, los maestros, la sociedad en la que nos movemos. Al tener este tipo de experiencias abrimos los ojos a la realidad, descubrimos necesidades que desgraciadamente no dan a conocer las autoridades en turno.
     Formar parte de estos proyectos es bueno para la sociedad que los vive con nosotros, tanto los que reciben la ayuda como los que la brindan, porque así como nosotros aprendemos a convivir con personas de bajos recursos y de otras culturas, ellas también aprenden a convivir con nosotros, aprenden a estar con nosotros como iguales.
     Al reflexionar sobre nuestros procesos de formación, llegamos a la conclusión que estos proyectos que nacen desde un contexto académico pero que se enfocan en la línea humanista y social son útiles para poder experimentar y lograr una mejor comprensión del otro y de los otros, para empatizar todos los estilos de vida que hay en el país, la vida en el campo, la cultura, las costumbres; estas acciones de formación nos dan una perspectiva nueva de la vida y nos enseñan a apreciar y valorar lo que tenemos, aprendemos a dar significado al verdadero servicio, a no dejar en las libretas los aprendizajes de sociología, de administración, de lenguaje, de ciencias sociales etc. Aprendemos a construir el conocimiento desde problemas auténticos para generar soluciones reales.