martes, 27 de mayo de 2014

Ximena Elías Ruiz
Trazo: Andrea Harrsch Roa

La Maga caminaba por París,
yo me encontré frente a su raíz,
raíz de un encuentro plasmado,
sus silencios, sus pausas, sus ojos,
su frente, su cintura.

Trataba de mantenerme colmado,
con su misterio, sus encuentros amenazados.
La Maga me atrapó entre sus alas,
me detuvo tratando de reconocer mi calma.

Se paseaba a mis alrededores,
como una torre de frío,
me amenazaba con sus labios,
me miraba ciega, con sus manos,
y yo, la amaba ante sus engaños.