martes, 27 de mayo de 2014

Victoria Morán Van Gelderen

Un sueño, noche tras noche
siete días a la semana
Yo por ti dormía,
yo por ti soñaba.
Por ti cada noche,
sonreía al ir a la cama,
sin miedo a la obscuridad
llegaba a tientas a la cama.
Al otro día un martirio infinito
me azotaba al despegar la pestaña,
pues, fuiste sólo eso
el recuerdo de cada mañana.