martes, 22 de octubre de 2013

Cosima Laetizia Otte,“Mimi (estudiante de intercambio de Wesel,Alemania)

    Fuimos de campamento el fin de semana pasado, pero antes vimos las pirámides del Sol y de la Luna. Fue muy interesante porque son muy antiguas, pero estaba lloviendo y nos empapamos. Entonces tuvimos que irnos antes. Después de dos horas llegamos al rancho. Todos teníamos mucha hambre y comimos sopa, ensalada y carne.
    Probé un plato de pancita, que era raro pero sabroso. Luego armamos las casas de campaña. Esto fue muy difícil. Estuvimos dos días y medio allá.
    El día siguiente compramos mucha comida, para mí fue divertido. Lo que más me gustó del campamento fue sentarme con todos y hablar de muchas cosas durante las comidas porque comimos todo el tiempo. Asamos carne y bombones, también vegetales como cebollitas. Comimos tortillas, guacamole y chorizo. ¡Estuvo delicioso!
    Creo que la comida es muy importante para la cultura porque dice mucho sobre la gente de México. Los mexicanos comen mucho, la comida es muy importante para ellos. Los mexicanos siempre están disfrutando y les gusta la comida muy picante.A mí, más o menos porque si como mucho, tengo problemas de estómago.
    Me gusta el vino tinto de México, me gusta el chile que no es muy picante y lo mejor que comí en el campamento fue la carne de borrego.
    Lo único malo de ése fin de semana fue que hizo mucho frío.