lunes, 17 de febrero de 2014

Oscar Ramos Rodríguez
    
     La música y la formación de seres humanos. Siempre es interesante hablar acerca del papel que juega la música en la educación de niños, jóvenes y adultos en cualquier parte del mundo. La trascendencia de este arte, moldeando el carácter, las emociones y los sentimientos es tal, que los adjetivos para aludir a la música se agotan rápidamente y nos quedamos invariablemente cortos para dimensionar el papel que ésta ha jugado en la cultura universal. Bastarán unas pinceladas de texto trazadas a lo largo de la historia por una serie de personajes que han escrito sobre la música.
     Vayamos a la antigua Grecia y citemos a uno de los grandes filósofos de aquella época, Platón. Él decía que el entrenamiento musical es un instrumento más potente que cualquier otro porque el ritmo y la armonía encuentran su camino en lo más profundo del alma. De hecho, se dice que Platón comenzaba sus actividades diarias siempre haciendo música. Por su parte, el llamado genio de Bonn, Ludwig Van Beethoven pensaba que la música es una revelación mayor que toda la sabiduría y la filosofía y decía que la arquitectura es una música de piedras; y la música, una arquitectura de sonidos. El inmenso genio musical Wolfgang Amadeus Mozart afirmó que la música es vida y la vida es la música. Quien no entienda esto, no es digno de Dios.
     Sigamos adelante con este retrato musical hecho a base de pinceladas de gente de la cultura en todos los tiempos. John Lennon, el líder del grupo más famoso de la historia decía: Siempre estoy quejándome de lo difícil que es componer o de lo que sufro cuando lo estoy haciendo, que cada canción que he escrito ha sido casi una auténtica tortura. Otro de los grandes personajes del rock,  Kurt Cobain pensaba: Normalmente, cuando un ser humano tiene un problema serio en su vida, se refleja en su música.
     Dejemos hablar a otros grandes personajes de la historia. Miguel de Cervantes decía: Donde hay música no puede haber cosa mala, pues quien canta, sus males espanta. Albert Einstein: Si no fuera físico, probablemente sería músico. A menudo pienso en música. Vivo mis sueños en música. Veo mi vida en términos musicales. No  puedo decir si habría podido hacer alguna pieza creativa de importancia en la música, pero sí sé que lo que más alegría me da en la vida es mi violín. Y finalmente, el gran filósofo Friedrich Nietzsche, que pensaba: Sin música, la vida sería un error.
     Hasta aquí las pinceladas para tratar de mostrar la impresión que ha dejado la música en grandes personajes. Terminaré hablando en primera persona, desde la experiencia de mi humilde atril de músico y como profesor de este maravilloso arte: La música juega con nuestras emociones, mueve nuestros sentidos y sentimientos, nos moldea, nos va transformando poco a poco hasta hacernos más sensibles, más expresivos, más equilibrados. Mejores seres humanos. Cada vez que entro a un salón de clases encuentro a seres humanos que poco a poco se van transformando. La música en la educación se explica muy bien con esta última frase de John Ruskin: Educar a alguien no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él, alguien que no existía.