viernes, 7 de febrero de 2014

Sarah Ibañez Farga

     Nos encontramos en el siglo XXI, hay millones de habitantes en el mundo, existe una cantidad de tecnología avanzada extraordinaria y sobre todo, existen miles de personas con malas intenciones, que perjudican a los demás, que intentan apoderarse de la tierra; villanos. Entonces, ¿dónde están los héroes? ¿Dónde está esa gente con súper poderes que su único propósito en la vida es ayudar a los demás? Pues déjenme decirles que vivimos en la realidad. Un héroe no es aquel que porta una capa, que puede volar, que posee súper fuerza o velocidad… Como ya lo había mencionado, un héroe es aquel que ayuda a los demás, sin embargo, es mucho más.
     Es alguien que además de ayudar a los demás se preocupa por ellos, sabe en la situación que se encuentran, y aunque no disponga de mucho tiempo, dedica el que tiene para apoyarlos, ayudarlos e intentar animarlos.
     Es aquel, capaz de robarle una sonrisa a cualquiera que lo necesite, que no piensa de manera egoísta… que se quiere a sí mismo pero tiene en cuenta el valor de cada uno de lo que lo rodea. Mucha gente tiene a su propio héroe… un modelo a seguir, a alguien que admiran y quieren ser como él. Tal vez como su madre o su padre por el valor e independencia que tienen, a un hermano por la forma en la que se expresa, a un artista porque su música ha ayudado y animado a mucha gente o a un amigo porque es un héroe para alguien más.
     En este mundo, aunque no lo crean… existen muchos héroes. Todos son distintos y no suelen parecerse a los que aparecen en comics o en la televisión. Aunque sí tienen algo en común… un propósito. Hacer que alguien sea feliz con sus acciones, que para esa persona le puedan parecer heroicas. Que para ella puedas ser su héroe.