jueves, 13 de marzo de 2014

Óscar Iván Pérez Silva

Siempre hay un lugar
Dentro de un mapa
- tal vez de algún cuento-
Al que has querido viajar
Un bosque antiguo
Una ciudad entre los cielos
Lo recuerdas perfectamente
Aun sin haberlo palpado
Permanece ahí
-Cálido como el té, que tal vez estés bebiendo-
Impenetrable, inalcanzable
                      Virgen
Lo recuerdas
Con cada lágrima
               que jamás fragmentó la luz
               que reflejaba aquel lugar
Lo recuerdas
Con esas místicas melodías
Que lo recorren en todo momento
De un extremo a otro
Trascendiendo los límites
Lo recuerdas a tu forma
Te lo recuerda este poema
Te lo recuerdo yo
desde aquí.