viernes, 27 de junio de 2014

 (2a Parte)

Hacia las 10 de la mañana dio inicio la Ceremonia Académica de Graduación de la quinta generación, en el Gimnasio Auditorio Ignacio Ellacuría, por primera vez en la historia, en una  estrategia conjunta que sumó a 111 graduados del plantel Puebla a los 27 del plantel Tlaxcala.
     Con la profesora Evelyn Guevara y el profesor Omar Ordaz Moreno como maestros de ceremonia, se dio paso al desfile de entrada de todos los graduados en toga y birrete que de manera ordenada fueron asumiendo sus lugares.
     Acto seguido la Profra. Evelyn presentó a la mesa de honor constituida por el rector Dr. Fernando Fernández Font, el Mtro. Xavier Recio Oviedo, Coordinador de Desarrollo Institucional, la Lic. Mónica Ayala, Coordinadora Ejecutiva  de Bachilleratos Ibero, la Mtra. María de los Ángeles Díaz Rodríguez, Directora de Prepa Ibero Puebla y el Mtro. Rafael de Regil, Director de Prepa Ibero Tlaxcala.
     En primer término se invitó al rector a dar unas palabras y tras una breve continuación de lo ya abordado en su homilía, revisó esos aspectos que hacen único al estudiante Ibero, cuya formación está encaminada hacia el desarrollo integral a la luz de la filosofía y la inspiración jesuita y los animó de esta manera: "bien vale la pena a que hagan un alto para decidir qué tipo de personas aspiran a ser. Ustedes han recibido el mayor don del ser humano: la libertad. Y ella les brinda, minuto a minuto la posibilidad de decidir si quieren asumir este camino de vida o quieren escoger el de la falta de sentido, como tantos jóvenes envueltos en la droga o en el alcohol. Si quieren la vía de la mediocridad y vivir sin pasión, sin una vocación de servicio, sin una razón que mueva y les dé sentido a su existencia o si desean la ruta en que merezca la pena toda una vida de compromiso auténtico puesta al servicio de los demás. No olviden que el centro de la formación ignaciana es la libertad. Una libertad formada, construida, vestida finalmente desde el evangelio. Una libertad que nace de la verdad, como reza nuestro propio lema de la universidad ignaciana de la Iberoamericana: Sólo la verdad los hará libres. Ahí está la vida, la tienen en sus manos. A ustedes hoy les toca decidir qué pasos quieren seguir dando.
     Acto seguido se dio la palabra al Mtro. Rafael de Regil, Director de Prepa Ibero Tlaxcala, quien inició dirigiéndose a las autoridades, al público en general y a sus alumnos, de manera cariñosa, para iniciar una panorámica sobre la singularidad del hombre en su enfrentamiento con el mundo accidentado, "somos abiertos, llenos de posibilidades, las cuales se van dando sin que nos demos cuenta". Analizó las problemáticas de la planeación y recapituló sobre los logros obtenidos en ese accionar social a que conducen las experiencias sociales, de trabajo y rurales, como fuente de inspiración. Asimismo agradeció el trabajo comprometido de sus profesores y felicitó a los graduados por su logro.
     Tocó el turno a la Mtra. María de los Ángeles Díaz Rodríguez, que inició su discurso con una cita de la sabiduría popular: "cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol" para luego saludar a las autoridades, padres, alumnos y convocados y presentar una panorámica del significado de esta nueva generación que se gradúa. "El pensamiento de que existe un tiempo para todo, nos tiene hoy reunidos, para celebrar juntos (...) los logros alcanzados, un momento de alegría duradera.". Invitó a los alumnos a revisar sus proyectos, a checar cuántos sueños se volvieron realidad tras  los años de estadía. Revisó los pormenores de las experiencias extra aúlicas como una parte de esa conducción a la vida real que los lleva a adquirir amor. Amor como experiencia de vida. A vivir la experiencia humana desde el corazón, más que desde la intelectualidad. Volvió a su frase de apertura pidiendo a los alumnos mirar sus manos y contemplar en ellas ese instrumento de cambio que su aprendizaje les ha habilitado.
     Los profesores Evelyn y Omar, introdujeron al auditorio a la esencia del pensamiento jesuita y se abrió de esta manera el espacio de entrega de medallas en reconocimiento a las labores extraordinarias desempeñadas por los alumnos. En un proceso intercalado, Puebla-Tlaxcala,  se entregaron un total de seis medallas de nombre y atributo jesuita más una dedicada al CENEVAL, por mejor promedio. Jorge Israel Lombardero Juárez y Andrea Morelos Ruanova, de Puebla y Tlaxcala, respectivamente, fueron los merecedores en estos rubros.
     Acto seguido se hizo la entrega de reconocimientos a cada graduado, empezando por Prepa Ibero Tlaxcala tras lo cual, la alumna Andrea Morelos Ruanova dio el discurso de despedida por parte de Tlaxcala.
     Siguió el turno de entrega a los alumnos de Prepa Ibero Puebla de levantarse, bloque por bloque para pasar a recoger sus reconocimientos. Las palabras finales corrieron a cargo de Ximena Gómez Gil Díaz, Victoria Morán van Gelderen y Luis Emilio Ramírez Lezama, mismos quienes en equipo con Andrea Ruanova dieron las felicitaciones finales y se procedió a asistir al brindis en el jardín frente al Auditorio.