lunes, 6 de octubre de 2014

Victoria Janeiro Bezi
    
     Los sueños lúcidos (mundo onírico) son un tema místico, científicamente su significado es el estado en el cual la persona que duerme, sabe perfectamente que lo está haciendo y es consciente de todo lo que le ocurre. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente, se refiere a la técnica de controlar lo que sueñas, representar lo que quieras o poder separar el consciente del estado de vigilia, y transportarte con el consciente a donde quieras, esto suena totalmente descabellado, irreal e imposible, sin embargo, existen varias técnicas para inducir el “sueño lucido”, todas ellas relacionadas con el único objetivo de alcanzar la concentración necesaria para conseguir que en el sueño todo sea claro y nítido, y hacerse consciente de uno mismo en el mundo de las quimeras.
     Uno de los primeros psicoterapeutas, el Dr. Frederik Van Eeden experimentó este estado. Basándose en sus propios sueños, en 1913 hizo una clasificación de los sueños en nueve categorías. Narra en una de sus experiencias que tenía la impresión de desplazarse flotando, en el aire, por encima de un paisaje de árboles sin hojas. Algo específico que le llamó la atención fue que durante su recorrido aéreo, las ramas de esos árboles se modificaban a sus ojos exactamente tal y como la forma de unos objetos; esto sólo parece cambiar en el estado de "vigilia" para un observador que se mueve. Pensó que ese espectáculo no podía ser imaginario, que su propia fantasía no sería capaz de reproducir algo similar desde una perspectiva diferente. Esa reflexión le hizo consciente de que se encontraba en el dominio de los sueños.
     Lo más interesante sobre los sueños y la capacidad de controlarlos es pensar sobre la posibilidad de que los seres humanos tenemos capacidades mentales que no descubrimos todavía y que nos permiten ver un mundo aparte de lo “consciente”, un mundo “inconsciente” que tenga mucho peso sobre nuestra realidad y nos permita realizar cosas “imposibles” para los ojos de la realidad consciente. Los sueños no tienen límite, cada persona desea diferentes cosas y eso se refleja a la hora de controlar sus sueños.
     Un punto muy importante para lograr este sueño lucido es estar alerta de cada detalle de tu alrededor e interior. Asombrarse con la cosa más simple y tratar de cuestionar lo más complejo. Estar atento de los cambios que ocurren y verte en escena en todas las cosas que hagas. Para esto, se puede tratar de ver desde la perspectiva de un espectador cuando se está hablando con una persona pero sin dejar de conversar con ella. Al principio es difícil porque obviamente requiere de mucha concentración, ya que nadie nos enseña cómo fusionar una misma realidad desde diferentes perspectivas, sin perder el objetivo que es conversar con esa persona. Lo bueno es que después de practicarlo en diferentes ocasiones cada vez te va a resultar más fácil no perder la concentración. Esta técnica la ingenié para entender la importancia de estar consciente desde otra realidad, para lograr el sueño lucido, si realizas esto te va a ayudar a hacerle entender a tu mente que la realidad que ves naturalmente no es la única que se puede ver, sino que, como espectador será muy diferente.
     En conclusión, el mundo de los sueños no es tan “imposible” como lo conocemos y si aprendemos a controlarlo podríamos descubrir muchas cosas que no están a nuestro alcance en el mundo “real y consciente”.
    
Fuentes de información:
     http://onironautas.org/lucidos.html
     http://library.macewan.ca/lucidity/LL%209(2)%20web/Rooksby_Terwee%20paper.htm