jueves, 19 de septiembre de 2013

Marcia Eugenia Medina Hijar
    La gula es la búsqueda constante de llenar inútilmente el hambre del alma.
     La gula, el quinto pecado capital para los católicos, es un desorden alimenticio para la medicina y una ansiedad para la sociedad.
Según la enciclopedia Salvat, la gula es “el exceso en la comida o bebida, apetito desordenado de comer y beber” (Salvat, 1977, pág. 1627).
     La gula, aparte de cometerse por comer excesivamente, también se considera cometida por buscar excesivamente comida de buena calidad o por no comer lo suficiente.
     El tabaquismo y la masticación del chicle también se relacionan con este vicio, ya que son cosas que haces por ocio o ansiedad.
     La comunicación actualmente contribuye a la iniciativa de comer y beber en exceso, un ejemplo de esto podría ser los productos light, ya que reducen el daño que causa el exceso, esto nos lleva a cometer gula sintiéndonos menos culpables.
     La gula afecta a todo nuestro cuerpo física y mentalmente, el estómago de alguien que comete gula seguramente está acostumbrado a recibir alimentos y bebidas aun cuando ya no lo necesita, esto va a crear que lo que su cuerpo no necesite se convierta en grasas y suba de peso, su cerebro comience a pedir alimento en exceso y esto hará que su conciencia por saber si come por hambre o por ansiedad vaya debilitándose, hasta llegar a un punto en el que no pueda entender las señales que le manda el cerebro.
     Este vicio es uno de los más cometidos hoy en día y debemos entender las consecuencias que trae y la gravedad que conlleva.
     Quien no tiene el carácter para controlarse en el apetito, ¿tendrá carácter para enfrentar problemas más graves? Simplemente pregúntense, ¿tendrá realmente carácter?
     Lo que quiero decir es que si una persona no puede controlar la gula, seguramente se le dificulta controlarse en cualquier otro aspecto, como por ejemplo, el chisme o la infidelidad.
     A los que tenemos este tipo de problema, nos influye y/o se refleja en otras ansiedades o insatisfacciones acerca de nosotros mismos, un ejemplo sería el orgullo, la soberbia y la vanidad.
     La gula, como todos los males, lleva consigo un círculo vicioso, por ejemplo, cuando una persona no se siente bien consigo mismo(a) gracias a su cuerpo, ya sea porque es muy delgado o muy gordo, tampoco va a estar bien con su alrededor, cuando no estás bien con tu alrededor, te refugias en algo material como un celular o comida, en el caso del alimento vas a comer de más y vas a empezar a subir de peso, lo que va a hacer que sigas estando inconforme con tu cuerpo, con los demás y sigas buscando la comida, engordando más.
     Por otro lado, cuando tú te sientes bien contigo y con tu cuerpo, tienes ganas de mantenerte así, haciendo ejercicio, comiendo cosas sanas, arreglándote etc. Esto hará que estés bien con tu alrededor y puedas pasar más tiempo con la sociedad en vez de hacerlo con una bolsa de comida chatarra.