jueves, 19 de septiembre de 2013

Itziar Bruyel Vollrath    
     La felicidad es una condición subjetiva que cada persona experimenta en situaciones diferentes y por diversos acontecimientos.
     El hombre pasa su vida en busca de la felicidad. Por eso mismo, se puede entender a ésta como la máxima realización del ser, al igual que la razón de la existencia del mismo.
     Para experimentar la felicidad, debimos, en algún momento, haber experimentado la tristeza. Al conocer su opuesto, podremos disfrutarla entonces.
     La justicia es algo que permite a una sociedad vivir en armonía según imposiciones.
     Sin la justicia, la verdadera felicidad sería difícil de conseguir, si lo que queremos no es la obtención de una felicidad banal y efímera.
     Clasificar a la felicidad como una experiencia subjetiva, quiere decir que cada ser lo experimenta según sus propios objetivos y conceptos de la vida.
     La felicidad de alguien, puede ser a la vez, la desdicha del otro, y cada persona tiene una diferente concepción de la felicidad.
     El hombre nace con la esperanza de ser feliz y en toda su vida, pasa el tiempo viviendo con aquellas personas que lo hacen sentir feliz, o cerca a ese sentimiento. Pasa experimentando aquellas situaciones que él cree que lo harán feliz.
     Por lo antes mencionado, considero que la felicidad no tiene una definición exacta. Que cada persona puede darnos una definición y un significado distinto del mismo concepto dependiendo de la persona.
     Al experimentar el éxito, algunas personas pueden llegar a sentirse felices, o creer estarlo, otras no.
     La justicia es también otro concepto que está relacionado con la felicidad, ya que permite vivir en armonía y genera satisfacción para aquellos que la buscan.
     Considero que la felicidad generalmente de concibe pensando de forma pasada. Es decir, recordando.
     Cuando una persona se considera feliz, generalmente es con el recuerdo de alguna situación. Jamás llega a percatarse de que experimenta la felicidad o un sentimiento cercano a ésta, hasta que la pierde.
     ¿Por qué sólo saber que se fue feliz y no saber cuándo se está? Considero que eso sucede porque al gozar de una felicidad plena y de un sentimiento de realización, nos olvidamos verdaderamente de
que éste está ahí.
     Concluyendo, la felicidad es aquello que le da a un ser la máxima realización, que le da a su vida y a su existencia sentido.