martes, 29 de julio de 2014

Raquel Maroño Vázquez

     En el texto  Claves de la Ratio Studiorum para la lectura de la propuesta educativa de la compañía de Jesús, Esteban Ocampo Flórez nos habla sobre una concepción del ser humano, considerada desde la Pedagogía Jesuítica como:
     • Un ser libre, llamado a la libertad y a contribuir a la generación  de condiciones para la libertad de todas las personas.
     • Alguien inacabado, es alguien llamado a construirse permanentemente en compañía de otros.
     •Una persona que continuamente se pregunta por sí mismo, por los demás y por los fenómenos que le rodean; es un caminante en búsqueda de la verdad. (Ocampo, 1999, p.3)
     Esto es lo que me lleva a pensar que todos, como los seres humanos que somos, estamos destinados a buscar la mejora de nuestro entorno, de aliviar los problemas de otros porque de alguna manera así aliviamos los nuestros. Es algo natural que hay dentro de nosotros, y que cuando lo sabemos canalizar nos lleva a realizar acciones para redimir las de otros, buscando el bien de la mayoría antes que el propio.
     En la misión de construir un mundo mejor para todos, donde los bienes se repartan de manera equitativa, no existan ni los de arriba ni los de abajo, sino un conjunto de gente que vive en armonía, ve por su bien y el de los demás. En la lucha por reordenar las cosas y su trayectoria, por ajustar y equilibrar lo que ocasiona caos en nuestras sociedades. En la edificación del Reino que queremos habitar en la Tierra, todos somos bienvenidos, todos tenemos un lugar que tomar y una plan que realizar, porque al final de cuentas, el mundo es de todos, y eso incluye todos sus problemas y tragedias.
     La formación jesuita que estoy llevando me permite ir entendiendo que cuando se trata de ayudar, todos podemos hacer algo, porque en nuestras manos siempre ha existido esa posibilidad, una posibilidad que deberíamos de volver más bien una obligación, la obligación de, a través de nuestras acciones cotidianas, defender los derechos de todos, fomentar el respeto y la justicia y aprender a vivir como hermanos, porque como dice la Biblia en Proverbios:
     “Un hermano que es ayudado por un hermano es como una ciudad invencible” (Prov 18:19)

Referencias
  • Ocampo, F. (1999). Claves de la Ratio Studiorum para la lectura de la propuesta educativa de la compañía de Jesús Hoy.
  • Labrador, C. (1986).  Ratio Studiorum de los Jesuitas. España: Editores Madrid
  • La Santa Biblia. (1998). Proverbios. España: Editorial San Pablo.