lunes, 4 de agosto de 2014


Gabriel Santamaría López

     Me cuesta trabajo asimilar que mi tiempo en la prepa haya terminado, ya que estos tres años pasaron ante mí como un abrir y cerrar de ojos; pero estoy profundamente agradecido con todos mis profesores y compañeros en este trayecto, pues de cada uno de ellos aprendí grandes cosas que en ningún otro lado hubiese aprendido, y sin duda me voy con muy gratos recuerdos, pero con todas las ganas de continuar con una perspectiva jesuita, con una visión ignaciana, pues  aquí hallé hospitalidad y pertenencia, amor y un gran sentido de ser mejor persona .
     Definitivamente los extrañaré brevemente, pues en cada espacio regresaré, gracias por estos momentos y por compartir  sus experiencias conmigo.
     ¡Gracias Prepa Ibero!