lunes, 4 de agosto de 2014

Juan Carlos Mejía Palacios

     Ha llegado el momento de culminación de un ciclo escolar más, lleno de alegría, de enojos, de disgustos y de amor; muestras de compañerismo, semanas de trabajo, “mucho trabajo” que nos hicieron correr, sufrir, angustiarnos y más. Todo ello ahora queda atrás, de modo que esas últimas semanas donde quien se aplicó terminó tranquilamente, a quien le faltó sufrió de estrés por entrega de trabajos, las evaluaciones y la tensión de esperar la nota final, uff, aprobé, de aquel conformismo que te hace librarla, ya en la uni me aplico, de esas y muchas más historias de vida preparatoriana que llenaron las instalaciones de la Prepa Ibero Puebla. Gracias a todos ustedes por compartir  una gran parte de su tiempo y vida con nosotros, gracias por lo que nos compartieron, gracias por aprender juntos que la vida no es fácil, gracias por tus alegrías, por tus corajes, por tus exaltaciones, por permitir compartir nuestras enseñanzas, nuestros consejos, ¡gracias por estar!
     Una generación más que nos muestra el trabajo hecho por cada uno de los que colaboramos en la Prepa Ibero Puebla, su organización para la convivencia, para el trabajo conjunto, para el deporte, para la flojera, para el relajo, para quejarse, para… todo.
     Una generación especial por todas y cada una de las personas que la conforman, por los que estuvieron desde el inicio, por los que se incorporaron, por los que se fueron, por los ausentes, por los que se volaron las clases, por los enamorados, por los platicones, por los escandalosos, por los inteligentes, por los menos inteligentes, por los que participaron en actividades, por los que ganaron algo, por los que perdieron, por los que no hicieron nada, por los que la vida no les corre, por los que tienen esperanza, por los que lograron sus objetivos, por los que ya tienen universidad, por los que se tomarán un año sabático, por todo, todo lo demás que no se nombra y, sobre todo, por ustedes y solamente por ustedes. Gracias.
     Los extrañaremos, hasta siempre.