martes, 10 de septiembre de 2013

Iván López

Cuando llegué a esta escuela que hoy veo como mi escuela la emoción era grande, me volvía a encontrar con muchos de mis amigos .En lo académico he aprendido mucho, desde llegamos me dieron la oportunidad de decidir, tener esa libertad que no había tenido antes me ha enseñado a ser una persona con ganas de hacer las cosas por su cuenta no necesitar de una persona que esté tras de mí para cumplir con mi trabajo.     
Los maestros, las personas que me han acompañado durante este proceso son seres humanos que se han acoplado a mí para ayudarme, siempre han estado ahí para resolverme cualquier duda o simplemente están ahí y eso lo sé.
Han sido tres años de crecimiento de abrir los ojos de conocerme de conocer personas con las que me he conectado y he aprendido a apreciar.
Los cursos las experiencias y todas las actividades que hemos tenido me han ayudado de verdad a valorar lo que tengo a darme cuenta de que puedo ser algo por mí mismo, que puedo trabajar en una oficina con clima y aprender de los movimientos de los barcos a conocer el campo y cortar limones; son experiencias que no voy a olvidar y que me han marcado como persona, me siento muy satisfecho con todo lo que he alcanzado a lo largo de todo este tiempo, siento que he logrado convertirme en esa persona que quiero ser quien yo quiero, todo esto de alguna forma ha sido parte de mi formación en esta escuela donde se me ha enseñado a valorarme pero sobre todo a valorar a los demás .     
Todo lo que empezó llega a una conclusión, ya estamos cerca y lo que un día se veía muy lejano hoy está a la vuelta, y todas las personas que aquí conocí se quedan en mi recuerdo, hoy somos un grupo que está a punto de ser separado por azares del destino, me voy con la frente en alto y con la mano en el corazón deseando ver a mis compañeros en otro punto y ver cómo todos hemos triunfado.