viernes, 6 de diciembre de 2013

Ivana Bracamontes

¿Y la muerte?
Camina suave, se escurre sobre tu piel, consume tus pensamientos se traga la voz, se alimenta de ti…viaja desde tus entrañas hasta consumir tu estar…


Así le dicen, así la provocan, así la mofan…La catrina, La liberadora, La tía de las muchachas. Así la ven: La dama de la guadaña, La dama de velo, La descarnada, La desdentada, La enlutada, Doña huesos, Doña osamenta,…Así le temen: La flaca, La fregada.
Así la cuentan: La malquerida, María guadaña, La matadora, La mera hora, La mocha, La novia infiel, Así la consideran: La más fiel de todas.
Así se burlan: La patas de catre, La afanadora, La amada inmóvil, La apestosa, La bien amada, La cabezona, La calaca, La calavera, La calva, La chicharra.
Así la apodan: La china, La Pancha, La chingada, La chinita, La Chupa faros, La Copetona, La costal de huesos.
Así les llega: La hora de la hora, La hora de la verdad, La hora suprema, y cuando es la hora: La huesuda, La indeseada, La jodida, La parca,  La pelona, La pelada, La tilica, La tiznada, siempre es la misma, ausencia, es dolor, es nostalgia, es anhelo…
¿y tú como la conoces?