viernes, 6 de diciembre de 2013

María del Sol Hernández Bernal

     A lo largo del tiempo, México se ha considerado como un país con gran riqueza en cuestión de costumbres y diversas formas de vivir la vida. De esta forma se ha idealizado a la sociedad que va transcurriendo por las diferentes etapas de la historia y con ello prevaleciendo su cultura, dejando huella por el mundo. De acuerdo con esto se puede deducir que la historia influye bastante en el comportamiento y formación de cada individuo y sobre todo de su entorno pues esta es una gran inserción en una comunidad humana con un determinado nivel de desarrollo histórico y cultural.
     El mundo humano es el espacio histórico y cultural en el que el hombre, junto con otros, trata de realizar su existencia creando un mundo más humano, en el cuál todos tengan diferentes funciones para hacerlo trabajar.  Cada persona está inserto en el desarrollo histórico con una finalidad, con ello configurara la existencia humana. Como indica Geveart (2005): La idea del mundo debe respetar igual los aspectos inseparables: La comunión de otros seres humanos que quieren ser reconocidos en este mundo, y la pertenencia e inserción en un todo natural y material que se rigen con leyes propias.
     Cabe mencionar que el hombre no está solamente dentro en la evolución natural y biológica, sino que también sus raíces en la sociedad y en la cultura. Considero que esto cae directamente en la mundanidad del ser humano, porque es parte de algo y ese algo lo conforma y lo modifica totalmente, pues existen antecedentes que se basan en su forma de vida. De Igual manera es esencial saber que el ser humano necesita a otros seres humanos para formarse y recordando la frase: Nada de lo humano nos es ajeno.
    
     Bibliografía
     Geveart, J. (2005). El problema del hombre. España: Ediciones Sígueme Salamanca