jueves, 13 de marzo de 2014

Angélica López

México era un hermoso país donde todos podíamos salir sin ningún problema, donde no existía, o no conocíamos, la palabra «inseguridad», donde no teníamos turbación al salir porque sabíamos que regresaríamos a nuestras casas a salvo. 
     Hoy México está lleno de personas que disfrutan haciéndole daño a las demás, a los otros, esas personas creen que hacen un bien, cuando en realidad lo que hacen es destruir familias. Siempre me he hecho esta pregunta, ¿qué ganan haciendo eso? Pregunta que aún no he podido contestar... 
     El mayor deseo de los jóvenes de hoy es tener no un futuro, sino un presente seguro, en el que podamos ser realmente libres para tomar nuestras decisiones, si nos equivocamos será nuestro error, nos levantaremos y seguiremos caminando. Hoy, en este mes de la patria, de nuestra patria, de nosotros; exigimos esa oportunidad, la de avanzar sin ser oprimidos; exigimos el poder de tomar decisiones libres, sin leyes injustas, justificadas en la demencia de unos cuantos; queremos trabajar con nuestras inteligencias un futuro seguro... ¿Tú también lo deseas? Esto no va a suceder mágicamente y menos si no hacemos algo para lograrlo, tenemos que recordar o recuperar nuestros valores y aunque nadie lo ha hecho, por miedo, atrevernos a dar el primer paso.