jueves, 29 de mayo de 2014

Patricia Juárez

     La química se encuentra presente en todo momento: en el funcionamiento completo de nuestro cuerpo, en la combinación de sustancias para crear materiales adecuados, en los medicamentos, en los alimentos, en la producción de energía, los aparatos y máquinas que funcionan con pilas o electricidad, en la combustión que produce contaminación, etc.
     Esta ciencia, de manera natural, lleva el curso de la vida como la conocemos. El ser humano, en su afán de controlarlo todo, la ha estudiado para aprender a manipularla. Por un lado, los resultados han sido favorecedores –ejemplos de ellos son los mencionados en el párrafo anterior-, pero por otro, esto ha afectado negativamente al medio ambiente e incluso a la salud humana: la contaminación y algunas enfermedades (como el VIH/SIDA) se han convertido en problemas graves en cada rincón del planeta.
     En mi persona física, hay aspectos positivos y negativos de la química. Por ejemplo, si mi cuerpo no funcionara bien, los alimentos no se convertirían en energía; pero productos de consumo diario contaminan al ambiente, como el smog de los vehículos o la producción de botellas de plástico.
     Sin embargo, dependo de los desarrollos de esta ciencia lo quiera o no. Los artículos que uso a diario han sido el resultado de los avances de la química en crear materiales adecuados, como las piezas de computadora, los jabones, los cristales resistentes, el plástico de los trastes, etc.
     Puesto que a veces hay más aspectos negativos que positivos en la química, todos los seres humanos debemos hacer uso adecuado de ella. Es cierto que estamos conscientes de que quienes la usan de peor manera son precisamente quienes se interesan en estudiarla, pero esto no quiere decir que el resto de nosotros también podamos ser así.
     En mi individualidad como persona que forma parte de la sociedad, procuro aprovechar la Química de la mejor manera posible: desecho las baterías adecuadamente, uso solo lo indispensable de productos químicos de limpieza y además trato de concientizar a otras personas.
     Ahora en Prepa Ibero Veracruz, he trabajado en prácticas de laboratorio, y en ella he hecho lo posible por hacer uso correcto de los materiales y sustancias; pero no sólo eso. Aunque aún no sé con exactitud qué quiero hacer con mi vida, mi sueño es hacer algo bueno por el mundo, y para ello utilizaré como medio a la educación; quiero enseñar a los demás a hacer lo correcto y dentro de esto entrará el uso de la química basándonos en valores y principios éticos. Aun cuando la mayoría de los científicos de hoy en día consideran que avances como la clonación son de gran importancia, no debemos perder de vista los pros y los contras.
     En conclusión, la química es completamente inevitable en nuestras vidas. Los seres humanos la hemos hecho y deshecho para nuestros propios fines; en ocasiones para cosas buenas y en ocasiones para cosas malas. Sea lo que sea para lo que la desarrollemos, no debemos perder la ética y la moral; ya hemos visto lo graves que pueden ser algunos errores.