martes, 29 de julio de 2014

Mtra. Carmen E. Acosta Betancourt

     Acostumbrados a llevar un ritmo dinámico y emprendedor en  Prepa Ibero, hoy vivimos momentos de abundancia y de plenitud al acercarse el final de nuestro ciclo escolar 2013-2014. Valoramos si es tiempo de cerrar círculos y corroborar resultados planteados y planeados o si hubo pasos en falso durante el proceso que no nos permitieron confirmar nuestros diagnósticos y aún menos nuestros pronósticos, y entonces obligado es, hacer una reconsideración no sólo de los “qué” sino de los “cómos” para dar continuidad o retroceder para corregir.
     Hace apenas unos días, hermanados por la solvencia de juventud y solidaridad matizamos nuestro magno evento de Interprepas en la Ciudad de México; es probable que muchos chicos se hayan traído varias medallas y trofeos pero indudablemente lo más valioso fue la adquisición de motivaciones, de experiencias y de lecciones acomodadas a las circunstancias de cada quien,  y sobre todo, la donación recibida por avanzados compañeros, grandes especialistas y esmerados profesionales en diversas ramas del conocimiento.
     Ahora una generación más prepara sus maletas para partir y otra está tocando la puerta para entrar, ojalá que ambas encuentren lo que buscan. Los de casa nos estamos preparando para hacer realidad sendos propósitos. “Todo para mayor gloria de Dios” (Loyola).
     Y en este paradójico devenir, custodiados por el ánimo de ser constructores de lo  que le hace falta al mundo (aprovechamos para mandar un saludo muy especial a las visitantes de Sharon Academy), nos estamos disponiendo para vincular un eslabón más en la cadena de nuestra vida, cerrando proyectos, finiquitando campamentos, conjugando ciencia e innovando haceres. Los invito a cerciorarse de ello en las páginas de este boletín donde se registran tales huellas, diferentes experiencias, múltiples reflexiones, grandes ideas y originales creaciones de quienes formamos esta comunidad, la que tiene como meta ser una gran Compañía…