miércoles, 30 de julio de 2014

David Villalobos

     ¿Qué sería de la sociedad sin la participación ciudadana? ¿A dónde llegaríamos si no hubiera cierta alianza entre los humanos para lograr mejoras en el mundo? Son preguntas que me planteé y respondí al terminar los Interprepas 2014, celebrados en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México durante los primeros días de mayo del presente año.
     Interprepas es un evento cultural y deportivo que reúne jóvenes estudiantes de escuelas con ideología jesuita. Durante tres días, los estudiantes participantes tuvieron la oportunidad de probar a los demás y a ellos mismos sus habilidades en distintos campos del estudio y del deporte.
     La participación ciudadana fue el tema principal del evento, con la mayoría de los proyectos académicos orientados a este aspecto muy importante de la sociedad de hoy en día. La participación ciudadana es una ideología que las preparatorias jesuitas tratan de inculcar a sus estudiantes, con ideas como ayudar al prójimo, participar en su comunidad en tareas que beneficien a todos y aceptar a todos independientemente de su tipo de persona. Este evento trató y logró introducirse en la manera de pensar de la mayoría de los estudiantes.
     Interprepas tiene pequeños y grandes objetivos, como cultivar en los jóvenes un sentido de humanidad y respeto, así como de competencia. Una competencia con fundamentos sanos basados en la empatía y el bien común.
     Durante mi participación en el evento como reportero de la delegación de Puebla, pude ver con mucho detenimiento las reacciones de los participantes en competencias deportivas y académicas. Reacciones felices que se tienen al ganar un partido o un premio por el mejor proyecto académico, o tristezas al perder la final y sentirse decepcionados de sí mismos. Estas son, sin duda, experiencias que se guardan en la vida de los estudiantes y que les ayudan a crecer como humanos y como mejores personas. En todo el evento se vivió un espíritu de compañerismo entre delegaciones, las personas llenas de entusiasmo por ver a sus amigos sostener el trofeo de ganadores y echándose porras a toda hora.
     En mi opinión, la sociedad sin la participación ciudadana es posible, pero sería una sociedad dañada en muchas maneras, a tal grado de ser disfuncional e imposible de coexistir en ella. Y acerca de a dónde llegaríamos si no hubiera alianzas entre humanos para lograr mejoras, daría como resultado una vida estática, ya que las uniones entre humanos terminan con resultados buenos, pero también malos. De tal forma que sin ningún tipo de alianzas, no habrían acontecimientos que marcaran nuestra vida.
     En conclusión, las preparatorias Ibero tienen una forma muy especial de enseñar las principales ideas de la participación ciudadana, de tratar de inculcar un sentido de respeto y amor entre los estudiantes y, sobre todo, de crear memorias para recordar por toda la vida.